jugando a vivir

Onion Jerry House 07

El tiempo es un concepto recurrente cuando se habla de arquitectura. Se piensa en cómo se comportará a lo largo de los años, cómo envejecerán los materiales y cómo se acabará integrando en el entorno. En cómo se transformará según cambien las necesidades. El tiempo se considera parte del proceso de construcción de la arquitectura. El edificio no está realmente terminado cuando se finaliza, sino que lo construido se seguirá transformando y ese devenir se incorpora al proyecto. La arquitectura se construye para el futuro y la posteridad.

Desde el movimiento moderno, al menos, el tiempo además se ha incorporado como parte fundamental de nuestra percepción del espacio. Éste no se concibe de forma estática, no se buscan las perspectivas insólitas, sino que se proyecta para experimentarlo al recorrerlo. El espacio aparece no como algo único e inmutable, sino como dinámico y diverso. La experiencia sensorial supera lo meramente visual e incorpora conceptos e intenciones que superan lo instantáneo.

Seguir leyendo “jugando a vivir”

lujo

1a-maisond-fau

Habitar es un proceso. Solemos proponer la arquitectura como si se tratara de un objeto o una estructura inmutable. Tal vez, como si fuera el marco de referencia donde acontece la vida. Sin embargo, la realidad es que la arquitectura es el resultado del desarrollo del entorno a lo largo del tiempo, de la transformación continua del lugar. Un proceso en que fondo y figura, acción y espacio, se hibridan y se hacen indistinguibles. Una casa tiene que considerarse siempre como incompleta, recorriendo un camino de incesante renovación, adaptándose a las necesidades cambiantes de sus habitantes y a las condiciones variables del entorno.

Seguir leyendo “lujo”

un paisaje para vivir

201305_óŒâèÇÃê≤_08

El paisaje es una de las más altas creaciones del hombre. Cuando hablamos de paisaje artificial en realidad estamos recurriendo a un pleonasmo, a una expresión que es redundante pero con la que destacamos una característica que en sí ya es inherente al término. El paisaje siempre es artificial. En contra de lo que podríamos pensar, no se encuentra en la naturaleza. Ni siquiera es una realidad exterior a nosotros. El paisaje está en la mirada del espectador. En la mirada que es capaz de establecer relaciones en lo que no son más que elementos independientes e inconexos. El paisaje es una proyección mental que organiza en un sistema coordinado y coherente estímulos dispersos y sin relación a priori. Al observar un paisaje, al convertir los impulsos exteriores en eso que llamamos paisaje, no solo respondemos a lo que captan nuestros ojos, sino que incorporamos nuestra historia personal, la forma que nuestra cultura tiene de interpretar lo que vemos. Construir el paisaje supone ordenar el mundo, apropiarnos del caos de la realidad para crear un lugar en el que podemos vivir.

Seguir leyendo “un paisaje para vivir”

la arquitectura como pretexto

Julius Shulman. Casa Study House _ 22. 1960

Es evidente la influencia que la fotografía ha tenido en la evolución de la arquitectura. La expansión del movimiento moderno y la formación de un estilo que pudiera llamarse internacional no puede entenderse sin la fotografía como medio de difusión. Frente a la academia, establecida entonces en los centros de poder profesional, la arquitectura moderna fue capaz de usar las posibilidades de un medio que si bien no era realmente nuevo, no se había aprovechado hasta el momento. La incapacidad de representar o comunicar todos los matices del edificio la hacían muy efectiva para mostrar la novedad de esta arquitectura y difundir sus rasgos estilísticos: la ausencia de ornamentación, la potencia abstracta de las superficies, el edificio como objeto purista.

Seguir leyendo “la arquitectura como pretexto”

el sueño del hogar

GUZMAN3

Construir “un lunes una Arquitectura para ser repetida, rehecha, copiada”. El sueño de tanta arquitectura es el de la construcción no de un objeto sino de un sistema que pueda adaptarse, repetirse, propagarse. Un sueño para el que la elementalidad o la industrialización son sólo medios. Una arquitectura cuya emoción viene de la sencillez con que se resuelve lo complejo, de la atención al detalle, de la perfección de lo sutil. Sincera, directa -y en ese sentido brutal-, aparentemente espontánea, sin artificios ni ostentación. Una arquitectura que se pretende lógica, objetiva, fuera de estilos o modas. Una arquitectura verdaderamente actual y radicalmente atemporal.

Seguir leyendo “el sueño del hogar”

concepto, tiempo, materia

1104-11p

La aparente simplicidad de la arquitectura de RCR esconde tanto una atención sensible a todos los condicionantes que la rodean como la voluntad de una experiencia espacial extraordinaria. Si en la mayoría de las ocasiones la forma es la traslación directa de un esquema preliminar, el proyecto consiste en su materialización delicada y extrema. En lugar de ignorar las condiciones de contorno en la búsqueda de una experiencia plástica estática y ensimismada, su radicalidad no renuncia a responder a las complejidades programáticas y emocionales, sino que es su forma de recogerlas y potenciarlas. Una arquitectura hecha con un cuidado por el detalle casi artesanal, que la conecta con el entorno, la historia del lugar, el paso del tiempo y la experiencia del material.

Seguir leyendo “concepto, tiempo, materia”

New Babylon, cuarenta años después

babylon

Entre 1956 y 1974 el artista Constant Nieuwenhuys dedica todos sus esfuerzos a un gran proyecto, el de una nueva ciudad que superara el utilitarismo de la sociedad de consumo. Una ciudad alternativa a la promovida por el funcionalismo y diseñada desde y para la creatividad, la libertad y el juego llamada New Babylon. Durante todos esos años trata de dar forma al concepto que persigue, investiga sobre su naturaleza, desarrolla las diferentes partes de la ciudad y diseña los pormenores del proyecto a través de múltiples medios que van mucho más allá de la pintura y escultura que había realizado hasta entonces. Dibujos, maquetas, construcciones experimentales, mapas, montajes fotográficos, películas e instalaciones espaciales se suceden y acumulan en un ejercicio de energía desbordante que al ser contemplados en conjunto dejan al espectador abrumado, pero al mismo tiempo interpelado y activado para la acción. Incluso los manifiestos, las conferencias y los escritos eran para él parte de la documentación necesaria para hacer comprender, y por tanto hacer realidad, la nueva ciudad. No puede considerarse una obra ni una serie al uso. La diversidad de formatos del conjunto ofrece una visión caleidoscópica del proyecto. Múltiples perspectivas se amontonan para ofrecer una imagen unitaria pero formada a partir de fragmentos, coherente desde de la acumulación, precisa pero sugerente antes que literal. Constant creía que esta ciudad era realmente posible y todas estas obras, si no exactamente son los planos para su ejecución, sí que intentan mostrar el camino para su realización y las consideraba documentación necesaria para su construcción.

Seguir leyendo “New Babylon, cuarenta años después”