la invención de la memoria

L1021822r

Que la arquitectura pueda surgir del lugar en que se asienta, que deba partir de las condiciones concretas del entorno, es una idea relativamente reciente. La arquitectura como disciplina formal solía ser un ejercicio abstracto que cuando era materializado, ignoraba aquello que la rodeaba. Pero a lo largo del último siglo, el contexto ha sido uno de los conceptos más utilizados, estudiados y discutidos. Qué se considera contexto y cómo se debe reaccionar ante él son cuestiones que han evolucionado a lo largo de los años. Desde la respuesta a lo próximo, el entorno natural o los edificios vecinos, hasta una noción más abstracta que consistiría en el examen de las formas y estilos que pudieran considerarse propios, estén realmente presentes o no. Paradójicamente de aquí surge una idea de contexto como algo que no se refiere al entorno más próximo y que ni siquiera es puramente físico. Una definición que se dirige más a la realidad cultural y social. El contexto como construcción intelectual que permite a la arquitectura liberarse de las limitaciones de lo inmediato.

La memoria es uno de los recursos más habituales en el intento de responder al mismo tiempo a las huellas físicas del sitio y a las de raíz histórica o sentimental. Su evocación introduce inmediatamente peso conceptual al proyecto. La trascendencia. El recuerdo del lugar, de las relaciones personales y culturales se suceden y superponen. Pocas cosas, sin embargo, más frágiles. La memoria implica siempre -siempre-, selección y construcción. Elegir aquello que debe ser recordado. Eliminar lo que no parece digno o simplemente no encaja en la narrativa elegida. La invención de un pasado si no monumental, que al menos evite el vértigo de la inconsistencia, de la falta de sentido. Construir un recuerdo coherente que una elementos inconexos.

La ruina supone inevitablemente la distorsión del pasado. La realidad no fue nunca como la imaginamos. Casi siempre consideraríamos la ruina más bella que la construcción original. Y no sólo por las connotaciones sentimentales que pueda tener. La asimetría, la potencia de los volúmenes, una sensibilidad áspera son valores que no estaban allí y que el tiempo nos ha traído. Apreciar como algo de valor una construcción parcial y deteriorada por el paso de los años es ya en sí mismo un acto radical de invención.

La memoria moderna de la ruina establece un vínculo entre dos Smithson. La puesta en valor que Robert hace de los edificios industriales abandonados en su aldea natal de Passaic[1], y el confesado interés de Peter por construir un edificio que un día pudiera ser una bonita ruina como medida del interés del espacio, al referirse al colegio de Hunstanton[2]. Pero como toda relación que establece nuestra memoria se tratará sin duda una trampa de nuestra consciencia.

 

[1] Robert Smithson, Un recorrido por los monumentos de Passaic. Artforum, diciembre 1967.

[2] P.Montoya y M.Barahona, Peter Smithson, la arquitectura de la experiencia. Pasajes de Arquitectura y Crítica nº7, 1999. [Entrevista en pdf]

 

Artículo publicado en la revista Diseño Interior 299. Pdf completo aquí:

DI299-CASAS RADICALES-Casa EC

DI299-CASAS RADICALES-Casa EC

[Imagen: SAMI Arquitectos, Casa EC. Azores, Portugal, 2013. Fot.: Paulo Catrica]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s