vivienda, industria, otra vez

Vipp701-Shelter-Installation-06

La relación entre industria y vivienda es la historia de uno de los grandes fracasos de la modernidad. La casa prefabricada es un mito que la recorre desde sus inicios y aunque tal vez impulsara muchos de sus hallazgos, no se generalizó tal y como muchos de los maestros pensaban. Siempre con la industria del automóvil como referencia – Le Corbusier y su Maison Citröhan, la Casa del Futuro de Alison y Peter Smithson, y tantos otros- ha sido una de esas eternas promesas que nunca llegan. Los motivos han sido diversos. Desde la solidez asociada a la arquitectura o el gusto conservador del gran público, hasta la relación con los medios de producción o el mismo tamaño del objeto. Una casa no es un coche, debe dar respuesta a situaciones programáticas cambiantes en el tiempo de mucha mayor complejidad. La necesidad de repetición invariable para alcanzar un nivel mínimo de producción que permitiera la reducción de costes traía consigo la dificultad para adaptarse a las condiciones propias de cada lugar, las necesidades particulares de cada propietario, la posibilidad de individualización y personalización. La tiranía de las economías de escala, que en principio era su principal ventaja, se convertía también en su principal inconveniente.

A lo largo de los años, la vivienda prefabricada, más allá de nostálgicos ejercicios académicos, se ha alejado del centro del debate arquitectónico y ha quedado marginada a soluciones vulgares sin interés o situaciones de emergencia –donde precisamente las soluciones más innovadoras, como las de Shigeru Ban y otros, se escapan de la invariabilidad de la prefabricación. Pero en los últimos años la investigación sobre el tema se ha reavivado con sorprendente fuerza. Lejos de la sordidez asociada hasta ahora a este tipo de construcción, la nueva industrialización busca calidad, fiabilidad y diseño individualizado. Nuevas posibilidades que se abren gracias a la cada vez mayor flexibilidad de la industria que permite la personalización y la adaptación a las condiciones particulares de cada proyecto. El resultado es una arquitectura atractiva por su ligereza y precisión. Sin duda la crisis económica es uno de los factores que ha influido en este resurgir, pero hay que tener en cuenta que su mayor ventaja no es tanto el precio final -mientras no haya suficiente masa crítica no será menor- como la optimización de los recursos empleados. La construcción aprovecha al máximo los materiales empleados, aumentando los controles y medios especializados, para responder mejor a normativas cada vez más exigentes y garantizar un mejor funcionamiento durante su vida útil. Los tiempos de fabricación se reducen notablemente frente a la obra tradicional, sobre todo en el emplazamiento final. Esto es ideal para situaciones aisladas y minimiza el impacto en el lugar.

_MG_2183-lr

Frente a la idea tradicional de prefabricación como repetición anónima, la nueva industrialización ha avanzado hacia la personalización, la particularización de soluciones generales, como uno de sus principales reclamos. Viviendas que son modulares para garantizar las ventajas de la industria, pero que al mismo tiempo se pueden adaptar, dotar de identidad y evolucionar con el usuario. La industria consigue cada vez más crear sistemas abiertos capaces de construir la singularidad. El futuro estará marcado cada vez más por tecnologías adaptables que permitan la fabricación de piezas únicas a precio competitivo. Una artesanía industrial que se convierta en la alta costura del habitar.

Resulta interesante observar en los proyectos realizados en los últimos años cómo se han adoptado y transformado las categorías habituales de la producción industrial: frente al make to stock (o ready-made) –la fabricación en masa de productos según modelos prefijados y sin posibilidad de variación, que incluso se producen antes de su adquisición-, se prefiere el make to order –en el que la fabricación se realiza partiendo de un catálogo preexistente pero sobre pedido, para un proyecto concreto, por lo que es posible realizar pequeñas variaciones o diferentes combinaciones de materiales, normalmente sobre posibilidades prefijadas-, y cada vez resulta más accesible el engineering to order -donde la vivienda se diseña y se fabrica específicamente de forma individual, aunque a partir de procesos prefijados. Estos modelos se combinan e incluso hibridan con la construcción convencional, produciendo nuevas posibilidades de desarrollo e iniciando nuevos caminos por los que sólo se está empezando a transitar.

f773897d38f0d92458ca21c1720df566

Pero aún más interesante resulta observar cómo los arquitectos y diseñadores se han enfrentado a la cuestión de la singularidad y la complejidad, en qué grado consiguen dar identidad y diversidad, cómo consiguen soluciones singulares, incluso irrepetibles, usando los sistemas y ventajas de la prefabricación e industrialización. Cómo se produce la evolución de las soluciones, aunque sofisticadas, más elementales, a las de mayor dimensión y diversidad espacial.

En primer lugar nos encontramos con una serie de módulos sencillos, pensados para ser completamente prefabricados y transportados tal cual al lugar. Se trata de la evolución de los habituales módulos vivienda prefabricados, que gracias a la cuidada elección de materiales y la precisión en los detalles, se convierten en un producto nuevo, de ambición conceptual completamente diferente. Pequeños refugios más que viviendas, mínimos para su transporte como unidad completa y terminada, diseñados para optimizar su comportamiento térmico y su autosuficiencia. Su ligereza permite que el impacto en el lugar sea mínimo. Su visión parece responder a otros de los mitos de la transmodernidad, el tecnoermitaño que disfruta de la naturaleza sin intervenir en ella, pero con todas las comodidades de la tecnología.

MO House_8

Pero la prefabricación ha avanzado hacia la construcción de viviendas complejas, que van mucho más allá de un mero refugio elemental. Viviendas completamente funcionales que aprovechan las ventajas de la industrialización para el control de los acabados o acortar los tiempos de construcción. Viviendas que son en primer lugar eso, viviendas, que responden al lugar, al programa familiar y temporal, a las intenciones y deseos de sus ocupantes. La prefabricación pasa a ser un modo de construcción, no un fin en sí mismo. No se oculta, pero tampoco se exhibe. Aunque, por supuesto, el sistema constructivo condicione la arquitectura. El módulo de fabricación, las dimensiones del transporte, son datos de partida que forman parte del proceso creativo. Las viviendas dejan de responder directamente a la estética industrial de la que provienen en busca de acabados basados en otros condicionantes, sea la integración en el lugar o las intenciones particulares del propietario o el diseñador.

El último paso es el que va más allá de la prefabricación convencional. Viviendas en que la industrialización de todos o algunos de sus elementos permite vislumbrar nuevas posibilidades en esta renovada relación entre industria y arquitectura. Sistemas de producción y construcción, antes que objetos o módulos, que permiten proyectos totalmente libres en su disposición, incluso de geometrías no ortogonales. Gracias a métodos como el corte por control numérico -tal vez, en un futuro más o menos próximo, la impresión 3D- se consigue trasladar a la realidad con la máxima calidad y precisión, proyectos de la máxima singularidad.

 

Fragmento del artículo “La nueva vivienda prefabricada”, publicado en la revista Diseño Interior 274.

Pdf completo aquí: DI274-Nueva vivienda prefabricada

DI274-Nueva vivienda prefabricada

Imágenes de viviendas industrializadas en transporte, instalación o construcción: Morten Bo Jensen, Refugio VIPP; Ábaton, ÁPH80; Estudio Herreros, Casa Garoza; FRPO, Casa MO.

Un comentario sobre cada una de ellas y alguna más puede leerse en el artículo completo en pdf.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s